dimecres, 20 de juny de 2007

"EL NARCISISME"

Reproduïm una part de l'article d'Alex Rovira, publicat en el Dominical de "El País" (edició del 13/05/07), referit al "narcisisme" i les seves conseqüències.

Los desmanes del narcisista.

El narcisismo es un trastorno de la personalidad caracterizado por una dedicación desmesurada a la imagen que la persona crea de sí misma. Al narcisista le preocupa su apariencia y lo que de ella se deriva: ser el más admirado, poderoso o deseado; ser el centro de atención. Tiende a ser seductor y manipulador, con el objetivo de ocupar ese ansiado lugar donde él se sabe protagonista. Se muestra soberbio, arrogante, vanidoso, engreído, cínico y desdeñoso. Su enorme ego le lleva a ser egoísta: compláceme y admírame es su lema. Actúa con frialdad y se centra en sus propios intereses. Ensimismado e incapaz de amar, vive preso en la jaula de sus sentimientos de grandiosidad, que le aíslan de la relación auténtica, íntima y humana. Carece de la empatía necesaria para sentir con los demás, para compartir el dolor y el sufrimiento de otros seres humanos.

Además, tal y como muestra el mito, el sujeto narcisista sólo admite un reflejo positivo procedente del exterior. La opinión discrepante, la crítica o la llamada a que asuma su responsabilidad ante la crisis generada por su acción insensata no la acepta, y puede provocar represalias: desde la exclusión hasta la violencia física hacia aquel que lo confronta.

El narcisista se siente infalible y perfecto; él jamás se equivoca. Si al narcisismo le añadimos además una buena dosis de paranoia (lo cual es habitual), el delirio resultante puede dar lugar a la creación de las más aberrantes conspiraciones para inculpar a otros y ganar tiempo en la escapada de sus desmanes. Frente al discurso con el que se siente herido, el narcisista cierra filas, utiliza la mentira y el insulto en lugar del diálogo, o, lo que es peor, promueve la cruzada contra aquel que cuestiona sus criterios.

En el narcisista, las fantasías de grandeza y ambición desmedida conviven con profundos (y a menudo inconscientes) sentimientos de inferioridad y, en consecuencia, de una excesiva dependencia de la admiración y aclamación externa. Y es que para el narciso el otro no existe como ser humano, sino que es un objeto que está allí para complacerle, amoldarse a sus deseos y, cómo no, darle siempre un reflejo positivo.

La prepotencia y la arrogancia, síntomas de la personalidad narcisista, unidas a una apariencia de gran seguridad e invulnerabilidad, han generado a lo largo de la historia sujetos que en el ejercicio del poder han demolido su entorno discrepante . Y es que, absorto en su idea de grandiosidad, el narcisista desconoce la compasión, la justicia, el bien común y la responsabilidad, aunque cínicamente y para su conveniencia haga de ellos su estandarte.

También se puede hablar de organizaciones o incluso de sociedades narcisistas. Un gobernante que desatiende las demandas de la práctica totalidad de su población o que sacrifica su medio natural para obtener dinero son ejemplos del narcisista que carece de la sensibilidad suficiente para atender las necesidades humanas. Tal y como describía el experto en esta enfermedad Alexander Lowen, "cuando la riqueza material está por encima de la humana, la notoriedad despierta más admiración que la dignidad y el éxito es más importante que el respeto a uno mismo, entonces la propia cultura está sobrevalorando la imagen y hay que considerarla como narcisista".

En definitiva, el narcisismo es una enfermedad psicológica de la que podemos ser víctimas indirectas y muy sufridas en lo individual y en lo colectivo. Frente a ella cabe la vacuna de la prevención, que nace de la información sobre el proceder del narcisista para evitar ser arrastrados por los fantasmas que nacen de su delirio, manipulación y ambición. A los narcisistas siempre les queda la opción de hacer un profundo examen de conciencia o ponerse en manos de un buen psicoterapeuta; pero obviamente, y por desgracia, eso es harto difícil.



Article d'opinió de Marta, Vallromanes, 20/06/07

16 comentaris:

Marta ha dit...

Nota: Qualsevol semblança amb algun personatge de Vallromanes és pura coincidència

tonibanez ha dit...

Marta, si ho dius per mi, encantat de la vida. No teniu altra feina que estar pendents de la meva humil i miserable persona?

Marta ha dit...

Sr. Toni Ibañez, què li fa pensar que ho dic per vostè?

Salutacions

tonibanez ha dit...

Intuïció masculina.

Marta ha dit...

M'ha sorprès Sr. Ibañez, ja que el terme "intuició masculina" no s'acostuma a sentir. Sempre es parla d'intuició femenina, per tant, trobo molt interessant la seva resposta.

Aprofitant l'ocasió, li faria res escriure una petita resenya sobre aquest concepte?, li dic de veritat, m'agradaria llegir-ho.

Respecte a l'article vaig enviar i han publicat sobre el Narcisisme, vaig posar una nota dient que qualsevol semblança amb algun personatge de Vallromanes és pura coincidència.

Això si, entec que algú/na puguin sentir-se al·ludits/es. Per tant, ho deixo "obert" a la imaginació de cadascun/a.

Salut,

tonibanez ha dit...

Li prometo, Sra. Marta, un proper post a ENTRELLUM en el qual parlaré de la intuïció masculina

Josep Maria ha dit...

M’agrada això de Intuïció masculina, interessant, si

Marta ha dit...

Molt agraïda Sr. Ibañez. Per cert, permeti que m'aprofiti de la seva narrativa. Puc demanar-li que faci esment en el mateix article a la intuició femenina?.

Gràcies,

Marta ha dit...

M'alegro que també li sembli interessant, Sr García. Tal com l'he demanat al Sr. Ibañez, per què no ens fa una petita resenya sobre aquest terme?

Salutacions,

Josep Maria ha dit...

Marta, com que el terme intuïció masculina no és meu crec que es adient que l' autor Toni sigui qui en faci la narrativa. Jo seguire d'aprop el tema i potser comentaré.

Salut

tonibanez ha dit...

Fet: intuïció masculina

Josep Maria ha dit...

Gracies Toni per haver fet l' article.

Salutacions

itaca2000 ha dit...

Només un narcicista pot pensar que s'està parlant d'ell quan es parla del narcisisme. Què ridícul sembla tot vist des la llunyania quan et despertes tot veient les aus del llac de bon matí. Què ridícul veure aquests personatges que es miren contínuament el seu melic. La trista realitat és que hauré de tornar-hi i trobar-me amb la trista realitat.

tonibanez ha dit...

Aquí l'únic ésser ridícul és vostè, Sr. Gomara, i la seva trista cançó de l'enfadós, que ja cansa. Per nosaltres no cal que torni, de veritat, no es prengui la molèstia. Demani asil polític als USA com a refugiat perseguit per la dictadura cabotista i ja està. I no s'espanten les aus del llac quan el veuen pel de matí?

itaca2000 ha dit...

La trista realitat és que hauré de tornar-hi i trobar'm´hi amb la trista realitat...

itaca2000 ha dit...

I no hi ha més realitat que aquesta, malgrat en Plató.

Hi ha més realitats però totes són la mateixa. Vostè Sr. Ibáñez sempre és vostè i hi serà sempre enllà malgrat que mirem cap a un altre lloc. Perquè no és vostè com a Toni Ibàñez, sinó tota la gent que és com vostè; és el virus de l'egocentrisme, del tot val per a aconseguir qualsevol cosa, a costa del que sigui i de qui sigui